EN EL TREN TURÍSTICO CON VIVALDI Y UN SEÑOR CON RAYA AL LADO

¿Por qué las locuciones de los trenecitos, barcos y demás transportes turísticos de nuestro país suenan casi siempre a documental-siesta si deberían estar diseñados para despertar la curiosidad y crear vínculos en el visitante con el lugar que le recibe? Tal vez porque parten de la misma premisa que esos antiguos documentales que se repiten al mediodía: la de la educación autoritaria y unívoca. Esperen un momento: ¿no es la misma concepción que demuestran en sus audioguías la mayoría de los museos? El público, la masa, el turista recibe su información mediante una voz bien timbrada pero impersonal, Vivaldi o Pachelbel de fondo y una narración lineal. Ahí esta el secreto de la vida eterna para una grabación y… del aburrimiento para el oyente.

Un productor de documentales francés me explicó una vez su truco para hacer sus audiovisuales de caza rentables:”nunca grabo nada moderno, ningún cable, ningún coche. Pasan los años y sigue habiendo cadenas que me compran”. Pero en el mundo del 2.0., de la interactividad, de los contenidos servidos a demanda ¿cómo es posible que sigamos encerrados en estos trenecitos escuchando discos rayados?

En 1985 Creative Time, una asociación no lucrativa para el fomento de las artes, creó un audiotour en el Metropolitan de Nueva York titulado “Obras maestas sin el director”. Como nos cuenta Loic Talloc en “Digital Technologies and the Museum Experience: Handheld Guides and Other Media,” Alta Mira Press, 2008, “Ensambladas juntas anécdotas sacadas de entrevistas con visitants en frente de algunas obras, el tour retaba la autoridad del museo. Por ejemplo, cuando se miraba a la estatua de Mentuhotep II (ca.2051-200 a.C.), los comentarios incluían: “Está tan vivo y está tan lleno de.. (pausa) es perfecto” y “De hecho cada museo tiene uno de estos, y para ser sinceros, me recuerda a uno de esos que te encuentras en los sushi bars””.

La de Creative Time no era una guía oficial, y para escucharla había que alquilar un casette o traer uno de casa. Como ocurre hoy con las audioguías que puede descargar desde el móvil.

Pero fue precursora de cosas más importantes: de tener en cuenta a la audiencia como creadora de contenidos. En la actualidad las audioguías oficiales del Metropolitan son todo un ejemplo: presentan contenidos en torno a rutas temáticas, divididas por edades y en diversos idiomas. Son audioguías centradas en el oyente que usan lenguajes variados (a veces más connotativos que informativos) con una producción cuidada en la que la música, los efectos, los narradores diversos, los documentos sonoros y entrevistas, se seleccionan para llegar con el ritmo y la calidad adecuadas.

Pocas audioguías en la actualidad poseen todas estas características unidas pero el desarrollo de las aplicaciones para móviles y tabletas ensayan algunas: las producciones suelen seguir siendo “a una sola voz” pero se va innovando con imaginativas propuestas temáticas.

Seguramente cuando los dueños de los trenecitos turísticos empiecen a ver interesante crear dos grabaciones o más dedicadas a distintas épocas, escritores, etc. empezarán a considerar las innovaciones formales y abandonaran la sempiterna música barroca del fondo y al locutor con raya al lado. Y cuando subamos a un tren escucharemos a los vecinos de Ávila recitando sus poesías místicas favoritas a ritmo de rap y a los de Aranjuez explicándonos cómo se cuidan sus jardines con música chill out.

Y entonces tal vez los museos también decidan cambiar siquiera la raya al peinado de su locutor.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. sabope dice:

    “Son audioguías centradas en el oyente que usan lenguajes variados (a veces más connotativos que informativos) con una producción cuidada en la que la música, los efectos, los narradores diversos, los documentos sonoros y entrevistas, se seleccionan para llegar con el ritmo y la calidad adecuadas.” totalmente de acuerdo… aunque pocas veces hay tanto nivel de exigencia… lo bueno ahora, es que cada uno puede realizarse sus propias audioguias y subirselas a su móvil… de esa manera es mucho más entretenido que cualquier audioguia que te vendan por ahí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s