¡SOCORRO, UN NIÑO EN EL MUSEO!

Natural History Museum, Smithsonion por Scott Montreal, en Flickr

En cuanto un niño pone un pie en un museo español, todas las alarmas se disparan: los vigilantes se tensan y abandonan sus asientos para perseguir a los sospechosos. La libertad de circulación y la presunción de inocencia se suspenden cuando el sujeto de derecho tiene menos de diez años: “Llévelo de la mano”, “por favor, no se acerque demasiado”, correrán a indicarle los vigilantes del Museo del Prado. “El niño ha pisado la alfombra”, le acusarán injustificadamente en el Museo Romántico. Quizá alguno tenga una reacción más brusca: “señora, esto no es el Corte Inglés”, me espetó un vigilante del Reina Sofía cuando mi hijo de cuatro años descolgó sin ayuda los cascos de una vídeo instalación colocados para tal fin… Cuando, un año más tarde, reincidí en el MNCARS con cuatro niños (de ocho y cinco años), me pareció buena idea sentar en el suelo a los más pequeños para poder contemplar el “Guernica”. En seguida una vigilante acudió para disuadirme. Uno de los niños, asustado y contrariado se echó a llorar gritando. Rápidamente lo cogí en mis brazos para sacarlo de allí. El círculo de espectadores que habitualmente rodea el cuadro pudo contemplar la escena grotescamente paralela a la composición picasiana de mujer angustiada con niño en brazos.

Sería injusto decir que todos los vigilantes del MNCARS o de cualquier otro museo español son “anti-niños” pero está claro que no han recibido ninguna instrucción “pro-niños”. Esto es bastante contradictorio con las políticas “family friendly” o “child friendly” que trazan los responsables de las instituciones. En el mejor de los casos, los niños son bienvenidos en programas especiales, en talleres… pero cuando están dentro del museo solos se convierten en una amenaza. Aceptemos que realmente constituyan una amenaza (aunque jamás leí ninguna noticia de ningún objeto artístico dañado irremediablemente por un niño): esa no debería ser la sensación que se comunique a ellos ni a los adultos que los acompañan. Si el vigilante transmite ansiedad antes de que se haya actuado incorrectamente, esa sensación será la que prevalezca en una visita que debería ser educativa y divertida.

Hay instituciones que ofrecen instrucciones muy claras a los niños de cuál debe ser su comportamiento en el museo (el Smithsonian recopila aquí algunas: http://accessible.si.edu/MATM/social-stories.html). Está bien comprobar que los niños y los adultos que los acompañan las conocen y las siguen. Sin embargo esto no es incompatible con una actitud respetuosa hacia los niños. En Reino Unido el periódico The Guardian establece un listado de museos family friendly y en esta página establecen guías para que las instituciones museísticas acojan mejor a las familias: http://kidsinmuseums.org.uk/.

En nuestro país parte de la teoría la sabemos: existen cambiadores para bebés en los baños, se permite la entrada de agua para los niños, se empiezan a crear algunas guías especiales para niños, talleres… pero queda mucho camino para convertir nuestros museos en lugares acogedores para familias y niños y tal vez el primer paso podría ser sencillamente no prejuzgarlos como vándalos.

¿Habéis visitado un museo con niños? ¿Habéis tenido esa misma sensación de ser hipervigilados? ¿En qué museos os sentisteis bienvenidos?

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Se tiende a criminalizar a los niños como vándalos potenciales en lugar de garantizar su integración en el museo como miembros de la comunidad. En España aún nos queda mucho por recorrer para parecernos a los museos de Reino Unido, por ejemplo. En la Tate los niños se sientan en el suelo y pintan o montan castillitos con cubos. Creo que ese es el objetivo, y no crear áreas diferenciadas para recluir a los niños con sus tijeras y pegamento.

    Acabo de conocer el blog y me gusta mucho. Felicidades 🙂

  2. Muchas gracias por tu texto. En primer lugar te queremos decir que nos ha parecido una reflexión muy interesante, puesto que sí es cierto que, en ocasiones, los Museos pensamos más en las actividades para niños o familias como complemento, más que como una política transversal. En nuestro caso, nos vemos constreñidos por una Exposición Permanente que, dado que quiere recrear un palacete burgués del siglo XIX, la mayor parte de los objetos expuestos están al alcance de la mano de niños y mayores. Por ello el personal de sala en ocasiones se ve obligado a ser demasiado insistente con los visitantes (de todas las edades, no solamente con los niños), dado que suele ser bastante común que se quieran tocar las piezas expuestas. Con respecto a lo que indicas sobre nuestro Museo, las alfombras que exhibimos son de época, por lo que ni niños ni adultos pueden pisarlas, por problemas de conservación. En cualquier caso, nos ha parecido muy interesante tu texto, y nos ha llevado a reflexionar sobre nuestras propias normas de circulación en el Museo. Un saludo

  3. sabope dice:

    Es una lastima que no se piense más en los niños (dentro del contexto directo en la exposición) cuando claramente son uno de los públicos objetivos de todo museo. Luego pasa lo que pasa, los niños no sólo esta siendo regañados y vigilados, sino que al no poder dar rienda suelta a su imaginación, se aburren…. y esto conlleva consecuencias negativas: que empiecen a creer que los museos son un muermo y que cuando tengan edad suficiente para decidir donde van por voluntad propias, meccc , el museo no es un lugar de ellos. Hace ya un poco de tiempo, escribí un post donde proponía propuestas para aumentar la participación y interacción en los museos, y muchas de ellas se integran dentro de la misma exposición, sin dañar a los objetos patrimoniales: http://gestionandolaculturacritica.wordpress.com/2012/07/03/prohibido-tocar-como-aumentar-nuestra-experiencia-en-un-museo/
    En fin, totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s