Cambia la museografía… ¿y la narración en vídeo?

Hay un elemento en los discursos expositivos de los museos que con frecuencia contrasta con todas las modernidades estéticas y conceptuales que les acompañan. Ese elemento es el vídeo. Hubo un tiempo en el que el mero uso del vídeo en la exposición ya se pretendía como una muestra de dinamismo y de innovación. Hoy esto ya no ocurre y las televisiones de plasma acompañan casi por obligación cualquier muestra.

Pero esto no implica que se haya avanzado mucho en los contenidos. En los museos de historia y de etnografía no es extraño encontrarse iluminando esas pantallas modernas, viejos vídeos en los que, más allá de los colores gastados de los formatos televisivos analógicos, nos presentan discursos ya caducos. Son videos que han quedado tan obsoletos como aquellas estatuas que apartaron en el Museo de Antropología de Madrid y que sólo se quedaron en algunos rincones para mostrarnos cómo era antes la museografía. Vídeos antiguos donde una voz autoritaria nos presenta a los demás habitantes del planeta como seres exóticos y sin voz propia.

En otro extremo también vemos en los museos y centros de interpretación dotados con novísimas exposiciones multimedia grabaciones de personas en las que lo importante es su expresión oral, por lo que se decide no rotular con su nombre. Pero hacer anónimos a los protagonistas de una narración no es una decisión cualquiera: los objetiva como “portadores de expresiones lingüísticas”.

Además de un rotulado adecuado, en los audiovisuales, son importantes los créditos. Cuenta Sharon McDonald en su libro “The Politics of Display: Museums, Science, Culture” que al eliminar los créditos en las exposiciones se traslada la idea de que el discurso museístico no tiene un dueño y por lo tanto es algo así como una verdad absoluta y eterna. Esto que en los últimos años ya no ocurre apenas en las exposiciones (existe una auténtica fiebre “curatorial” y narrativa), sigue sucediendo con los vídeos. Los vídeos de los museos parecen no tener agencia y como la mayor parte de las exposiciones (aún las “comisariadas”) no invitan a la discusión o a la crítica, sino a transmitir una idea que la mayor parte de las veces, además, está ya aceptada y extendida.

Por eso me parece muy refrescante esta técnica empleada por el Metropolitan Museum de Nueva York: un diálogo imposible entre Elsa Schiaparelli y Miuccia Prada. La idea de estas “conversaciones imposibles” está basada en unas “entrevistas imposibles” que el caricaturista, museógrafo y antropólogo Miguel Covarrubias realizara en los años 30 para Vanity Fair.

Las dos diseñadoras italianas(Schiaparelli y Prada) pertenecen a distintas épocas. La primera, ya fallecida es encarnada por una actriz. Un diálogo imposible pero que sin embargo fluye y resulta interesante gracias al montaje del cineasta Baz Luhrmann y a la espontaneidad de la diseñadora Miuccia Prada. Los puntos de vista de las dos mujeres a menudo se enfrentan y ahí se evidencia la narración y el trabajo del comisario: Andrew Bolton.

En el Museo Naval, estos días he conocido el nombre de un realizador muy interesante, uno de cuyos vídeos ya me había impactado hace algunos años. Jorge Molina Lamothe fue el encargado de realizar el vídeo sobre las mujeres que participaron en la conquista de América en “No fueron solos”. En las visitas para niños que realizamos una de mis misiones era bajar el volumen del televisor para que la actriz que representaba los monólogos se escuchase mejor (también subirlo al acabar). Me gustaba el vídeo, muy rico en imágenes de archivo y de factura impecable y acabé encontrándolo aquí, en esta galería de todos sus trabajos:  http://vimeopro.com/jorgemolina/museos). Así supe que también había realizado este vídeo que vi en el parque arqueológico de Cueva Pintada en Gáldar, Gran Canaria:

http://vimeopro.com/jorgemolina/museos/video/43473666

La museografía de Cueva Pintada, diseñada por el Laboratorio de Cultura Digital y Museografía Hipermedia http://www.ucm.es/centros/webs/gi5068/ tiene todos los ingredientes para convertirse en memorable pero el vídeo me gustó especialmente.

La idea es narrar a través de personas, de actores, utilizando técnicas cinematográficas muy llamativas (incluyen el 3D) la historia de la conquista hispana de la isla de Gran Canaria. Es un discurso fuerte, donde el punto de vista predominante es el indígena. No se buscan equilibrios: el objetivo es imaginar lo que está delante, los restos de una cultura desaparecida y poner al espectador en el lugar de quienes la encarnaron.

Hay otro autor que también utiliza el concepto de “encarnar” y de “repoblar” a la hora de abordar algunos de sus proyectos museográficos. Sus opiniones casi siempre son excesivas y ampliamente difundidas por los medios de comunicación. Se confiesa obsesionado por la imagen, el arte y la narración. Se llama Peter Greenaway. Tras el documental “Rembrandt´s j´accuse” decidió crear nueve proyectos distintos dedicados a grandes obras pictóricas.

En esta conferencia en la universidad de Berkeley cuenta sobre su ambicioso proyecto, que en España ha tenido alguna dificultad.

.

Sus versiones “cinemáticas” del arte incluyen muchos proyectores e integran algunas técnicas muy usadas en video mapping con la intención de provocar una inmersión sensorial. Pero más que este video mapping a las obras de arte, me ha interesado este proyecto puesto en marcha el el castillo de Amerongen:

Peter Greenaway dice que para apreciar el arte y la cultura es necesario “repoblar” el castillo y presentarnos a sus gentes. A mí me parece que esto debiera ser siempre así: habría que conocer a las personas primero para después apreciar su cultura y su historia. También me gusta mucho la idea de no usar televisiones, sino proyecciones especialmente creadas para espacios concretos.

Todos estos vídeos que he citado tienen una característica común: están hechos de un modo muy personal e incluyen ideas que también lo son ¿pero es que existe otra forma de hacer las cosas que merezca la pena?

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Pía Valdés-Hevia dice:

    Gracias por tu entrada. Me ha gustado mucho. El video es el gran olvidado en los museos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s