Misterio, guión dramático y iPad en los recorridos para niños

Estas vacaciones de Navidad hemos experimentado por primera vez con el iPad en los recorridos para niños en el Museo Naval de Madrid. En este post vamos a compartir nuestras conclusiones científicas. En retratojorgejuanprimer lugar desvelaremos que partíamos de unos axiomas fundados en las actualizaciones de 2012 sobre el estudio de Ann Isaacson, Laura Krueger, Sheila McGuire, Scott Sayre y Kris Wetterlund titulado “Enhancing Group Tours with the iPad” divulgado en

http://mobileappsformuseums.wordpress.com/2012/10/12/enhancing-group-tours-with-the-ipad-2012-updates-and-discoveries/#comments. En resumen: teníamos muchas ideas rondándonos en la cabeza que queríamos poner en práctica.

Según nuestras hipótesis, cualquier información por el simple hecho de ser mostrada en el iPad, llamaría la atención de los niños. Captar la atención y buscar la participación de cada niño es nuestra obsesión al diseñar los talleres. Por eso sencillamente nos limitamos a adoptar todas las técnicas disponibles para lograrlo. En esta ocasión el taller iba a girar en torno al papel del ejército como impulsor del desarrollo científico. Los ejemplos serían dos: el apoyo que presta el Buque de Investigación Oceanográfica en las misiones de la Antártida en la actualidad y la figura del marino, científico y espía Jorge Juan, de cuyo nacimiento se celebran 300 años.  Decidimos emplear el iPad en un juego misterioso.

El argumento estaba basado en un hecho real: Jorge Juan siguiendo las teorías newtonianas defendía que la Tierra no era redonda, sino achatada por los polos. Él y Ulloa fueron comisionados en su juventud para medir un arco del meridiano terrestre en Ecuador en una misión de la Academia de Ciencias parisina. La idea era comparar la curvatura de este arco con la del arco del meridiano medido por otro equipo en Laponia. Al hacerlo, se evidenciaría una diferencia, lo que demostraría que la esfera no era perfecta. Sin embargo el matemático Torres Villarroel criticó las mediciones y puso en duda las conclusiones. Torres Villarroel es un personaje fascinante, el gran “Picastor de Salamanca”, un periodista del siglo XVIII que labró su fortuna escribiendo horóscopos y que fue nombrado catedrático de Matemáticas en la Universidad de Salamanca. Algunos aseguran que llegó a predecir la fecha de la Revolución Francesa. Escogimos a “ToVi” como antagonista de Jorge Juan y creamos unos vídeos misteriosos con profecías que los niños desecharían fácilmente. Los subimos a youtube: http://youtu.be/USagt4IBUkI.

La actriz que encarnaba a Jorge Juan explicaba que había viajado al futuro por dos razones: para ver cómo la ciencia había evolucionado y también para comprobar cómo su archienemigo se había equivocado con sus profecías.

En tres momentos del recorrido los niños habían de atender a las profecías y desmentirlas.

Llevar el iPad no supuso inconveniente, aunque llevábamos también una marioneta (la del Capitán Telmo, viajero del Tiempo en la nave Chronos) y una bola del mundo inflable. Aunque habíamos ensayado los espacios del museo donde la cobertura móvil era buena, en varias ocasiones los vídeos no se lanzaron con la suficiente rapidez y acabamos formulando la profecía nosotras.

Por lo demás, el efecto fue el esperado: los niños se agolpaban para ver cómo las letras  y la música misteriosa aparecían y después era fácil obtener reacciones.

Pero teníamos dudas. ¿Sería demasiado liosa la historia? El primer día, al final del taller, hicimos un interrogatorio en toda regla a algunas niñas. Las respuestas no dejaban lugar a ninguna duda: habían entendido el argumento sin problemas y esto no les había impedido asimilar los hechos reales. Aunque no podríamos reproducir los talleres en condiciones de laboratorio como presumen los de Nintendo al anunciar los beneficios de sus juegos educativos, formulamos una nueva hipótesis: la narración misteriosa y compleja había mantenido en alerta a los niños y había hecho posible que atendieran  a los demás contenidos sobre la medición de la latitud, la longitud, la biografía de Jorge Juan, etc.

El iPad no fue más que un apoyo pero me parece que es una excelente herramienta para los recorridos en grupo (en el estudio antes citado destacan su uso para mostrar con el zoom fotografías de lo que a simple vista es invisible).

Y el misterio y el guión dramático, dos ingredientes buenísimos.

“Pues sí que hizo cosas este Jorge Juan y lo poco que se le conoce”, dijo una de las niñas. Para nosotros un comentario así es todo un argumento científico .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s