El Rijksmuseum: mucha aura que explotar

rijksmuseum2Este abril reabrirá sus puertas el Rijksmuseum de Ámsterdam. La cuenta atrás puede seguirse en redes sociales como Pinterest, donde cada día van mostrando una imagen de las obras y de otros detalles, como las galletas de la cafetería que aguardan al público.

La expectación es enorme. Todo es noticia: el diseño del nuevo logo, donde se separan las palabras “Rijs” y “Museum” y se yuxtaponen la “i” y la “j” para formar una letra holandesa; la ubicación de los cuadros que será completamente distinta, a excepción de “La Ronda de Noche”, de Rembrandt, que conservará su puesto; los artistas invitados a inspirarse en las obras para crear otras nuevas, etc.

Hace unos días en “El País” nos informaban de que los arquitectos sevillanos Antonio Cruz y Antonio Ortiz han sido los responsables de la remodelación del edificio (que ha durado una década y en la que ha habido que excavar por debajo del nivel del mar). Las fotografías son increíbles: con excavadoras bajo la luz de los bellos arcos decorados del museo. En el artículo nos presentan a Taco Dibbits, el director de las colecciones, a la diseñadora del logo,  Irma Boom, a Jean Michel Willmotte (el mismo arquitecto interiorista que participó en la remodelación del Louvre y  de las tiendas Cartier). Toda la información que nos llega del Rijksmuseum emana esa cercanía que el simple hecho de poner nombre y cara a un producto ya transmite.

Porque lo que ya se puede contemplar, admirarse y usar es la página web del museo  (además de una app que nos ha interesado especialmente).

El director de comunicación digital del museo, Peter Gorgels, explicaba en la reciente conferencia “Museum and the Web” las claves de su trabajo. No han tenido miedo a mostrar las obras a toda la resolución posible, posibilitando los zooms más feroces, las descargas, los intercambios de imágenes, las impresiones en distintos materiales…

La página, donde la imagen es la reina, ha sido desarrollada por Fabrique con las directrices de Gorgels. Una de las principales, cumplir con los requisitos de una app. “La prioridad es la facilidad de uso y control, donde todas las tareas pueden ser realizadas por un mínimo de interacción del usuario. El control con pantalla táctil, inspirada en apps para iPad como “Guardian Eyewitness”, en las que la imagen a toda pantalla no está obscurecida por información o botones, es nuevo en el mundo de los museos. La página además funciona en todos (o casi todos) los dispositivos” explica Gorgels en http://mw2013.museumsandtheweb.com/paper/rijksstudio-make-your-own-masterpiece/

La página se divide en dos partes: la de contenidos del propio museo y el llamado “Rijksstudio”, donde cada usuario puede crearse una cuenta con sus obras favoritas. Funciona de modo muy parecido a los tablones de Pinterest y también se comparte de un modo muy parecido a Google Art Project. En esencia: identifica al usuario con las colecciones, las hace suyas y le propone el juego de ser el comisario de una muestra que comparte con sus relaciones sociales.

Su principal destinatario: el “culture snacker”, el “picoteador cultural”, seguido de los grupos tradicionales de destinatarios de entusiastas del arte y profesionales.

Este “culture snacker” es el público que puede ser atraído a través de internet, que es capaz de compartir y de incluso editar imágenes para hacer bromas visuales y que finalmente puede acabar teniendo un vínculo importante con la institución.

La intención de acercar el arte a la vida y a las formas de comunicarse de la gente se transmite en cada detalle, como en el diseño de corazones para seleccionar las obras. Todo unido produce una sensación de verdad y belleza sin adornos (la misma idea que dicen tendrá la estética de la exposición, que presenta una selección mucho más reducida de obras y en la que se ha prescindido de ornamentaciones innecesarias).

Gorgels y los responsables del museo llegan a una conclusión en “Museum and the Web 2013”  con la que no podemos estar más de acuerdo “en el Rijksmuseum, creemos que el aura virtual, aumentará el aura de la obra original, no le restará”, dice.  En un post anterior nos referimos a la teoría de Benjamin sobre el aura y hablamos del “reto” que supone el iPad para ella. No obstante estamos seguros como en el Rijks de que será un reto superado.

Para terminar esta reseña sobre la estrategia de comunicación digital del Rijksmuseum, quiero resaltar una pequeña app publicada por Kiss the Frog y que muestra contenidos de la colección egipcia del museo. Es una app para niños. Un cuento con juegos donde aparece un glosario con las piezas del museo. “Amon y Amara” es el título de esta app para niños ya descargable en el Appstore y de la que hablaremos en el próximo post.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Sí, la verdad es que se consigue plenamente el objetivo de atraer al público, por lo menos conmigo ha funcionado ¡cómo me gustaría ir a Ámsterdam ahora!

      1. sabope dice:

        Ainss a mi también!! u_u

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s