Let´s tweet up, museos!

Uno de mis primeros trabajos pagados, en el anterior milenio, consistió en coordinar un tour por los Pirineos para periodistas. Todo estaba minuciosamente pensado para crear noticia: los paisajes, las comidas, las visitas culturales, las personas que nos recibirían: el cura que perdonó a Erik el Belga, José Marían Leminyana, el hombre que vivía sólo en un despoblado, Santiago Pena…Los periodistas invitados eran profesionales de medios de comunicación nacionales y las estrellas, sin duda eran las cámaras de TVE.

En el siglo XXI este tipo de visitas “precocinadas” para periodistas siguen teniendo lugar también en los museos. Pero las redes sociales han llegado para revolucionarlo todo. En los últimos años, las visitas especiales de muchos museos (sobre todo en EEUU) ya no son para élites periodísticas, sino ¡para tuiteros!

El Tweet-up en el museo está en auge. Las “quedadas” de tuiteros para contar el museo a través de móviles y tablets es una herramienta tremendamente efectiva para conseguir una implicación activa del público con el museo. Contar las cosas es la mejor manera de aprenderlas, de conocerlas en profundidad y de establecer vínculos. También, claro de difundir los valores patrimoniales.

Pero reunir a un grupo de personas para tuitear un museo, para dibujarlo (los Urban Sketchers lo hacen maravillosamente), “wikipediarlo”  (como en GLAM) o fotografiarlo tiene algo de reto, de juego, de fiesta. Un tweet up es una oportunidad para descubrir cosas nuevas y para conocer gente.

Además del “mandamiento resumen” de “tener historias para contar” (cumplido sobradamente por todos los museos) hemos recogido algunas recomendaciones para organizar el perfecto “tweetup” en el museo.

  1. Calentamiento

Antes del evento hay que crear un HashTag que servirá para crear un hilo conductor para todos los tweets y comenzar a promocionarlo. No sólo en Twitter: también en Facebook y en espacios como Meetup.com.

Otro punto básico: hay que asegurarse de que se tendrá una buena cobertura WIFI o, en caso de que no sea posible en todo el recorrido, que habrá puntos concretos donde sí la habrá.

Los horarios en los que el museo está cerrado al público habitualmente (tarde-noche) y los espacios reservados (talleres de restauración, almacenes, etc.) son muy atractivos para los contadores de historias. También es muy interesante poder preguntar al personal responsable. Para que el tweet up tenga éxito hay que elaborar una programación en coordinación con el personal del museo y también con las personas que vayan a intervenir de otras organizaciones o invitadas.

  1. El encuentro

Es una buena idea tener etiquetas identificativas de todos los participantes en el tweetup. Es útil tanto para los tuiteros como para los guardias y personal del museo, que pueden hacerse una mejor idea de algunas actitudes.

Al inicio algunas instituciones organizan un cocktail o un recibimiento especial. Un café en la cafetería del museo puede ser una buena forma de empezar con energía si el evento va a ser largo (el último tweet up del Museo de Historia Natural Americano duró tres horas).

Hay que ofrecer a los tuiteros facilidades para que hagan bien su trabajo. Informarles al inicio de la programación y de las políticas de fotos en el museo. Deborah Gonzalez, abogada americana especializada en redes sociales valora especialmente la claridad a este respecto, en el tweet up en el Museo de Arte de Atlanta. http://law2sm.com/tweetup-at-the-high-museum-of-art-atl/

Algunas actividades especiales que pueden tener lugar en un tweet up: búsquedas de objetos, monólogos, dramatizaciones, concursos, sorteos de entradas y merchandising…

Con un proyector también se pueden compartir en “streaming” los tweets de todos los participantes.

No obstante, las actividades estrella pueden ser, como señalamos antes, una visita a los almacenes o a los talleres.

También la inauguración de una exposición o la presentación de una nueva pieza puede ser un buen argumento para un tweet up.

  1. Después del evento.

Hay que tratar de mantener la vinculación con los participantes, a través de las redes hay que mantenerlos informados de nuestras próximas actividades y atender a sus ideas y sugerencias.

 

Hay un periodista en nuestro país que se hizo famoso por retransmitir la llegada del hombre a la luna (Jesús Hermida). Hoy Hermida podría ser cualquier persona acreditada por la NASA para contar sus logros en las redes sociales.

En la agencia aeroespacial han dejado de hablar de “tweet up” porque sus visitas incluyen a más redes sociales (http://www.nasa.gov/connect/social/index.html). Entre las cosas que han descubierto estos científicos es que a pesar de las inexactitudes o las limitaciones de las redes sociales, el humor y el tono distendido atrae y despierta la curiosidad de más personas.

 

Algunas páginas interesantes sobre meet up en museos.

Me encantan las imágenes de la presentación de la expo “Criaturas Luminiscentes” del Museo de Historia Natural Americano ¡No falta ningún detalle!

Creatures of Light Tweetup

http://themuseumresourcenetwork.org/profiles/blogs/don-t-just-meetup-tweetup

http://www.nytimes.com/2011/03/17/arts/design/speaking-digitally-about-exhibits.html

http://museums365.wordpress.com/2011/08/10/what-museums-can-learn-from-a-nasa-tweetup

http://en.wikipedia.org/wiki/NASA_Tweetup

http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/tecnologia-comunicacion/Tweetup_en_el_museo_0_452354968.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s