¿Es esta realmente la mejor forma de apreciar un Stradivarius?

Creo en el pensamiento transmigrante. Creía en él antes de Internet, antes de Twitter. Es por eso que acepto con naturalidad que en el momento justo en el que estoy mirando instrumentos de cuerda encapsulados en urnas de cristal en el Museo del Timple de Teguise, en Lanzarote, un redactor de viajes de la CNN escriba en un pie de foto en el que se ven violines igualmente prisioneros en otro museo “¿es esta realmente la mejor forma de apreciar un Stradivarius?”

timple2Yo sé que en Teguise tienen respuestas para esta pregunta. Porque en el museo del Timple se organizan talleres y conciertos. Porque todas las salas están sonorizadas con interpretaciones del instrumento. Porque es emocionante ver cómo han reconstruido el taller de un artesano, con sus herramientas, sus recortes de prensa, sus apuntes…

Pero yo, mentalmente,  he elaborado otras más: he vuelto al hermoso palacio Spínola donde el timple es venerado y he añadido cascos con grabaciones. Cascos para escuchar los instrumentos emparentados con el timple, cascos para escuchar a cada uno de los intérpretes que aparecen homenajeados en paneles con fotografías. Cascos como en una tienda de discos. Y apps que permiten tocar canciones con el sonido del timple y timples para que quien quiera pueda ensayar y tocar.
timple3

He hecho eso porque me gustan los museos. En cambio Durston, el periodista de la CNN dice que odia los museos, así que ha escrito este artículo: “Por qué odio los museos” http://edition.cnn.com/2013/08/22/travel/opinion-why-i-hate-museums/. No es un artículo muy original. Algunas cosas ya se las leímos a Marinetti. Su tono es provocador, panfletario. Y ha conseguido armar bastante revuelo (sobre todo entre los expertos en museos, claro).  Es divertido ver los improperios que lanzan en los comentarios los defensores de los museos (cuando yo creo que lo único que hace es dar importancia al trabajo de comunicación y de interpretación).

Mi teoría sobre este asunto: Durston miente o exagera mucho. Tal vez sienta frustración al visitar muchos museos. Frustración por adivinar que tiene cerca una buena historia pero que no está bien contada o que le faltan datos para elaborar él mismo una. Frustración también por tener que sujetarse a unas reglas demasiado rígidas.

Pero a un cazador de historias, a un viajero auténtico el misterio del arte y de los objetos encerrados en museos siempre le parecerá excitante.

Igual que un buen museo y un buen experto en museos  siempre estará abierto a la crítica y al pensamiento diferente. Por eso no sería raro que un museo contratase de asesor a Durston.

Nota: Sin el tweet de @rufinoferreras, no habría encontrado ese pensamiento errante que también fue mío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s