Política en el museo, identidad europea y Blas de Lezo

La lectura de “The Politics of Display: Museums, Science, Culture”, de Sharon Mcdonald, fue muy reveladora para la preparación de mi tesis doctoral en Antropología Visual (en proceso aquí http://proyectosobrarbe20.wordpress.com/). “Una idea grande y sola” (como la del erizo de Arquíloco) queda en mi memoria de esa lectura: la de que, existiendo un discurso político en todas las exposiciones, estas deberían ser reflexivas, incluyendo múltiples perspectivas, en lugar de ser una representación autoritaria única.
He tenido oportunidad de crear dos exposiciones (me referiré a la que no era de duendes). Fue en 2008, con motivo de la celebración del VIII aniversario del nacimiento del rey Jaime I de Aragón. Técnicamente era una sencilla exposición con una estructura metálica octogonal, lonas impresas y dos proyectores  que había de itinerar por castillos templarios de Cataluña, Valencia y Aragón (castillos agrupados bajo la marca turística Domus Templi). A nadie se le escapan las complejidades políticas. Sin embargo no tuvimos especiales dificultades a la hora de crear los contenidos, entre los cuales diseñamos un panel con diferentes visiones e interpretaciones del personaje.
No presumo de la solución que presentamos. De hecho, se pueden criticar muchas cosas (por ejemplo, el título: “Jacobus et Domus Templi”, para no tener que optar por Jaime o Jaume, cuando al fin y al cabo estaba todo traducido a los dos idiomas). No hubo controversias en prensa ni críticas (sólo alguna referida a fallos en la traducción catalana derivadas de manejar varias versiones).
Esto fue bastante decepcionante, en realidad. Si habíamos creado una exposición sobre Jaime I que se había visto en Cataluña, en Aragón y en Valencia y nadie, dadas las susceptibilidades históricas de los distintos nacionalismos, se había llevado las manos a la cabeza ni había protestado… las conclusiones que podíamos sacar eran: 1. que se le había prestado poca atención al asunto y/o 2. sólo habíamos usado lugares comunes (algo aterrador). Personalmente me consuelo pensando que, en parte , esa falta de polémica se debió al panel con múltiples puntos de vista y valoraciones. Sabemos que nada enfurece tanto como la censura o hacer oídos sordos.
En estos días tengo la suerte de participar en un curso llamado Museum Mediators que forma parte de un programa europeo Grundtwig. Al mismo tiempo he colaborado esta Navidad con el Museo Naval en la creación de una dramatización para niños que acompaña a la exposición sobre la figura de Blas de Lezo. Y eso me ha hecho pensar en estas cosas: la política,  Europa y  las narraciones de los museos. lezomonedaBlas de Lezo fue el héroe español de Cartagena de Indias en 1741. Era vasco. Le llamaban “Mediohombre”. Hoy la palabra sería “discapacitado”. Cualquiera de las dos calificaciones serían completamente inútiles para describir a quien fue capaz de vencer al almirante Vernon y su escuadra de 190 navíos y 23.000 hombres a bordo, con tan sólo seis barcos de guerra y 3000 hombres.
Considero normal y adecuado que la consideración que se tenga a una figura como la de Blas de Lezo difiera notablemente en España y en Gran Bretaña. Allí el rey Jorge II mandó retirar las monedas conmemorativas que mandó acuñar por adelantado de la victoria y también silenciar la figura de Lezo. Una maniobra propagandística muy efectiva en aquel momento y un caso de estudio del manejo de la opinión pública, sin duda. Sin embargo, después de más de dos siglos y medio del enfrentamiento y con los dos países (España y Reino Unido) juntos en un proyecto de unión europea pienso que la creación de una narración del episodio que haga comprensible la historia debería ser posible con la colaboración británica. Pero no lo ha sido (véanse las declaraciones de la comisaria, Mariela Beltrán a ABC http://www.abc.es/cultura/20130916/abci-blas-lezo-201309151937.html)
No estoy totalmente segura, pero creo que los ingleses han añadido recientemente referencias históricas a Blas de Lezo en la página web del Royal Maritime Museum de Greenwich que antes no estaban, lo que me parece muy positivo (lo otro me había sorprendido bastante). Aquí está el link a las monedas con la falsa humillación española con la correspondiente explicación del sitio de Cartagena: http://collections.rmg.co.uk/collections/objects/38470.html. Y esta es la página de la exposición comisariada por Mariela Beltrán y Carolina Aguado en el Museo Naval de Madrid: http://www.blasdelezoexposicion.com/
Pienso que la comunicación, el intercambio y la co-creación entre museos debería ser una semilla de entendimiento, empatía y hasta de resolución de conflictos internacionales que debería funcionar incluso al margen de los gobiernos. Puede parecer una gran ingenuidad aunque en realidad yo no creo en el erizo reduccionista. Yo creo en la complejidad y en la reflexividad más allá incluso de mi propio entendimiento (que no es mucho).
Dicho esto, ¡que hable Maquiavelo!: si en nuestras narrativas sagradas públicas incluyéramos la visión de los demás además de la nuestra (¡que por ser la nuestra siempre será privilegiada!) esa construcción que llamamos realidad sería más creíble. Y eso nos haría más poderosos. Aunque ¿para qué? ¿Y quiénes somos “nosotros”?

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Centauro dice:

    La historia completa y rigurosa , sin nivelar, de la actuación de Blas de Lezo en Cartagena de Indias, en http://www.labatalladecaratagenadeindias.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s