Las instituciones culturales quieren ser inclusivas… ¿y su público?

Por más que exista alguna iniciativa por parte de las instituciones culturales por covertirse en “inclusivas”, buena parte del público acude a los templos de la cultura no para reflexionar o compartir una experiencia, sino para sentirse exquisito y moralmente superior. Es un público que actúa como el más tétrico de los censores, como el represor más gris.

Anuncios